jueves 12 de diciembre de 2019 - Edición Nº372

Municipios | 6 nov 2019

Comicios polémicos

Maipú: un escándalo que puede salpicar a la UIPBA

La denuncia por retención de documentos puede tener consecuencias para el hermano del actual intendente y titular de la Unión Industrial de la Provincia de Buenos Aires, Martín Rappallini.


Luego de la denuncia realizada por el Frente de Todos, la familia Rappallini quedó en el ojo de la tormenta, y una de las esquirlas alcanzaría a Martín, hermano del actual jefe comunal.

 

Es que en esta ciudad del interior bonaerense se develó una oscura trama de compra de votos y un posible fraude electoral. Los hechos relatan que varios empleados municipales y pobladores fueron amedrentados por distintos funcionarios locales para que les entreguen sus documentos.

 

Desde las promesas de la tramitación de un subsidio, pasando por la amenaza de quedarse sin trabajo o la lisa y llana entrega de dinero a cambio del documento que habilitaba para votar. Hay más de 20 denuncias radicadas en la policía, el juzgado federal de Dolores y en el juzgado electoral de La Plata. Todas ellas acompañadas con videos, fotos, chats y audios que constatan la participación de los funcionarios municipales.

 

Esta situación ha exacerbado las internas familiares: Aníbal, Matías y Martín son los tres hermanos que han construido un vasto emporio empresarial que tiene lazos políticos muy fuertes.

 

En la familia la división de tareas está bastante clara. Tanto Matías (intendente 2007-2015) como Aníbal (actual intendente) se ocupan de mantener la tranquilidad en el pago chico donde vive gran parte de la familia y está asentada una de las más importantes empresas del grupo familiar, la cosmética Gigot.

 

Por su parte, Martín se dedica a ser la cara visible de los negocios del grupo donde fue presidente de Cerámicas Alberdi, y conduce la poderosa Unión Industrial de la Provincia de Buenos Aires.

 

Según cuenta los conocedores del entorno familiar Martín estaría que trina y no por lo que hayan hecho sus hermanos sino por las consecuencias de sus actos.

 

Esta situación que involucra a Aníbal y Matías no sólo es una desprolijidad que involucra el apellido, sino que llegó a oídos de varios funcionarios de la nueva gestión provincial.

 

Recordemos que Martín Rappallini en su rol de Presidente de UIPBA recibió entre sonrisas y elogios a Axel Kicillof en medio de la campaña y se mostró entusiasmado por lo que el ex ministro esbozó en esa reunión.

 

El perfil pro industrial del nuevo gobernador habría generado mucho entusiasmo en el referente de los industriales bonaerense que se autoseñalaría como uno de los interlocutores del sector que tendría acceso al despacho del ex ministro de economía nacional.

 

No obstante, tras los hechos denunciados, parece que desde el equipo del nuevo gobernador no quieren saber nada con esta situación, y ya están moviendo las fichas y la agenda para no cruzarse con ningún Rappallini, ni siquiera con Martín.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
MÁS NOTICIAS